Visitando la obra de mi mamá en la villa 21 de Barracas

La Casita de los Niños Augusto Conte. Difícil no emocionarme; difícil no llorar. Por suerte se está trabajando la continuidad.

 
Publicar un comentario