Tras Paysandú

El 3er. Encuentro de Jóvenes del Mercosur en Paysandú, Uruguay terminó hace un par de días y ya retornamos (casi)todos a nuestros pagos. Ir al grano y dar una evaluación rápida del evento no me resulta fácil, pero en la balanza no tengo dudas de que gana ampliamente lo positivo, así que mis felicitaciones a la gente de la ONG Puente Sur Uruguay, especialmente a Horacio Ragni y también a Gerard Fenoy de France-Amerique Latin, responsables del encuentro -y amigos- que siempre se interesan por brindarle a TIG -y a Vientos del Sur- un espacio para su promoción.

Algo que no quiero dejar de destacar:

- Participación de una delegación de jóvenes ciegos! Impactante... en más de 10 años de eventos juveniles internacionales nunca me tocó vivir algo así. Sin dudas ese fue el punto distintivo, engrandecedor y enriquecedor del encuentro. L@s chic@s de la ACIRR nos enseñaron mucho a todos.

En lo que a mi rol importaba: difundir TIG a cuatro vientos entre l@s jóvenes participantes, para que conocieran lo mejor posible esta impresionante herramienta de articulación juvenil en internet. La primer tarde del encuentro me tuvo presentando TIG durante 15-20 minutos, power point mediante, destacando algunas herramientas de TIG y animándo a aprovecharlas para mejorar el impacto de la participación juvenil, así como también contando algunos proyectos TIG en particular, tales como el que hicimos con Unesco: "El Lenguaje como Violencia, la Violencia como Lenguaje" o Interjóvenes, que estamos haciendo junto con la Asociación Vientos del Sur.

En ese sentido, creo que resultó bien mi exposición, puesto que a lo largo del encuentro hubo variadas propuestas relacionadas con usar a TIG como plataforma de trabajo para l@s jóvenes presentes y sus organizaciones, así como también para la continuidad de lo iniciado en el evento. Ahora el desafío es mantener las expectativas generadas y comenzar a plasmar en hechos las ideas y propuestas expresadas. Esa es mi tarea a partir de mañana lunes.

En cuanto a mis expectativas personales, se relacionaban con reencontrarme con grandes amigos y hacer nuevas amistades, y se concretó con creses: hasta formamos/se formó una "familia de herman@s" con mucha diversión y proyectos que ya estamos compartiendo (por supuesto, con herramientas TIG, jiji). Qué cómo nos llamamos?: "La Familia Stronzo"! juas... sí... uno de nuestros "hermanos" es italiano y aportó esa "simpática" palabra que derivó en apellido grupal.

Pero fuera de lo formal, lo mejor de Paysandú fue ese río Uruguay maravilloso que nos integró y nos brindó impagables tardes y noches de relax, diversión y amistad...

Del otro lado se cortaban los puentes... pero nosotros en Paysandú estábamos construyendo otros nuevos y más duraderos...
Publicar un comentario