Salsa, Chancuco y Jóvenes Transformando su Realidad...

Hace una semana que volví de Colombia. Hace varios días que quería postear pero por una cosa o por otra no lo hice, así que... acá vamos...

Como siempre, voy a ser desordenado. Voy a decir que de los muchos encuentros en los que participé, este quedará entre los pocos que no se olvidan, que dejan algo más que una lista de emails al final.

Qué queda? Bueno, lo principal: nuev@s amig@s para la vida. Qué más? mucho más... y ni siquiera podría enumerarlo todo, porque lo voy a ir descubriendo con el tiempo. Pero no puedo dejar de mencionar que aprendí algunos pasos de salsa. Y qué tiene de relevante eso? Mucho, porque yo JAMÁS bailé nada. Sí, sí... demasiada timidez.. sí, pa qué negarlo, si todos los que me conocen lo saben.

Bueno, una gran amiga "caleña" hizo posible que yo aprendiera dos, tres o cuatro pasos básicos de salsa. Y eso es como aprender a andar en bicicleta... es descubrir un nuevo lugar desde donde ubicarse y transitar el mundo.

Y claro, claro... no todo fue salsa, aguardiente, chancuco y casi nada de dormir (pero sí la mitad...), la otra parte fue el intercambio de experiencias locales de participación juvenil. Y eso fue realmente grandioso... habré conocido 100...150... 200 proyectos de jóvenes colombianos que a pesar del conflicto y las dificultades cotidianas, le ponen el hombro (bah, el cuerpo entero... con un hombro no alcanza... eso lo sabemos) a la vida y apuestan al futuro con iniciativas hoy.

Y ahí entra TIG... por supuesto, mi "misión" en Colombia era presentar TIG, mostrar cuán útil puede ser para jóvenes y organizaciones. Y creo que la misión fue cumplida ampliamente: Próximamente TIG va a articular virtualmente a muchos de esos jóvenes y sus iniciativas, para que las distancias, las montañas, los valles y las realidades distintas, no sean un impedimento para no compartir conocimiento, información, recursos y visiones.

Todo muy lindo, todo muy productivo, con mucho aprendizaje, de ese que nos ayuda a crecer... en fin...mucho de eso que se hace extrañar cuando termina...
Publicar un comentario