Bookcrossing!

Esto no lo conocía! Es una idea buenísima a la que hay que pensarle el potencial para llevarlo a otras iniciativas similares que pueden hacer un aporte al cambio social en comunidades!


Fuente: http://weblogs.clarin.com/conexiones/#000834

Lunes 16 de agosto de 2004

En España cada vez son más los adeptos a la “cacería de libros”

La idea es que uno al terminar de leer un libro, lo deje en algún banco de plaza, mesa de café, asiento de “bondi” o cualquier lugar visible para que otra persona lo encuentre y lo lea. Una vez que ésta última lo haya terminado lo abandonará nuevamente para que una tercer persona lo pueda disfrutar y así, infinitas veces. Bautizado con el nombre de Bookcrossing -cruce de libros- este fenómeno cultural que comenzó en Estados Unidos está pegando con fuerza en España en donde se calcula que las obras ya han pasado por las manos de más de 280.000 personas. La intención de la cruzada –para nada modesta- es transformar el mundo en una gran biblioteca. En la página lo explican así: “Después de leer un libro que te habla, que toca tu vida, ¿No tienes esa sensación de que querer compartirlo con todo el mundo? BookCrossing.com te proporciona un modo sencillo para hacerlo”.

Quienes quieran adherirse a esta iniciativa sólo tienen que entrar a la página, registrar el texto, anotar el número que se le asigna y esperar a que el receptor decida agradecer este gesto altruista y entrar en la web para informar de su hallazgo. Según el ranking mundial, España es quinto país del mundo con 13.452 libros ‘liberados'. El primer puesto lo encabeza Estados Unidos -donde nació la idea- con 140.000 adeptos; Canadá con casi 22.000; el Reino Unido, que cuenta con más de 18.000 'bookcrossers'; y Alemania, con 17.000. Según indica la página, en Argentina hay 15 ‘liberalibros’ dispersos entre Capital, provincia, Córdoba y Mendoza. Lo interesante de la propuesta es que no solamente se comparten obras, sino que a través de anotaciones hechas a los costados de las páginas, la persona que lo encuentra puede recolectar algunas impresiones o reflexiones de aquellos que lo leyeron antes.

Por Magela Demarco.
Publicar un comentario